Consejos dietéticos a seguir sea cual sea tu objetivo


Si estás intentando perder peso, ganar tono muscular, o mejorar tu salud en general, deberás saber que el factor determinante para que tengas buenos resultados es la alimentación.

Se dice, de los factores que influyen en nuestra salud, la alimentación tiene un peso del 70%, la actividad física un 20%, y el descanso un 10%.

Así que, sea cual sea tu objetivo, te dejamos aquí varios consejos dietéticos con los que no puedes fallar.

Reduce los carbohidratos

Sobre todo los productos procesados, y harinas blancas. El cuerpo las procesa como si fueran azúcares, lo que dispara el riesgo de obesidad.

Reemplaza el pan, pasta y arroz por su versión integral, ya que estos carbohidratos son de lenta absorción. Si estás entrenando, intenta tomar carbohidratos solo en los días de entreno.

Cambia las grasas malas por buenas

Las grasas poco saludables para el cuerpo son las saturadas y trans, presentes en la bollería, embutidos, quesos, la yema de los huevos, aceite de coco y palma, y frituras.

No hay que eliminar las grasa de nuestra dieta, ya que son necesarias para una dieta balanceada, pero sí hay que procurar consumir más de las grasas buenas. Estas están presentes en el aguacate, frutos secos, y pescados azules.

También es preferible consumir las versiones desnatadas de los productos lácteos.

La cantidad correcta de proteína

Como regla general se debería consumir 1g de proteína por kg de peso corporal al día. Así que, si pesas 60 kg, pues 60 g de proteínas.

Tanto si quieres perder peso como ganar musculatura, una dieta con suficiente proteína es necesaria porque te mantiene lleno/a más tiempo, mejora el metabolismo, y sirve para regenerar el músculo.

En general decántate por carnes blancas (pollo o pavo, sin piel), pescados y mariscos, y legumbres (garbanzos, lentejas). Si vas a comer carnes rojas, al menos que sean cortes magros.

Hidratación

Tomar suficiente agua es fundamental para el cuerpo ya que ayuda a que todos los órganos del cuerpo la necesitan para funcionar correctamente.

Además ayuda a transmitir nutrientes, y eliminar toxinas.

Como regla general deberías tomar entre 1 y 2 litros de agua al día, pero sobre todo no debes dejar que sientas sed por mucho tiempo.

Si no te gusta el "no sabor" del agua, aderézala con limón, o jengibre, o pepino, o cualquier infusion de tu preferencia.

Haz 5-6 comidas diarias en cantidades moderadas

Al menos que sepas lo que estás haciendo, y tengas un régimen específico donde realizas ayunos intermitentes, en general, lo mejor es no pasar largas horas en ayunas.

Las comidas frecuentes y moderadas ayudan a activar y acelerar el metabolismo.

Adereza un poco tu vida

Un "truco" para controlar los niveles de azúcar y bajar de peso es consumir 1 o 2 cucharadas de vinagre puro de manzana al día.

Esto lo puedes hacer diluyendo dicha cantidad de vinagre en un litro de agua, y bebértela a lo largo del día.

También puedes echarle una cucharada de este vinagre a algún guiso, o al arroz.

Ojo con las calorías vacías

Los zumos industriales, refrescos, y algunas bebidas energéticas tienen montones de azúcar, que representan calorías vacías en nuestro cuerpo y aumentan el riesgo de obesidad.

Lo mismo pasa con el alcohol, ya que casi siempre se mezcla con zumos o refrescos, y al deshinibirte puede animarte a comer en exceso.

Consume probióticos

Los probióticos son bacterias beneficiosas que viven en el intestino y mejoran la salud general del organismo, trayendo beneficios como facilitar la digestión y la absorción de nutrientes, y fortalecer el sistema inmunológico.

Suplementos o alimentos fermentados, como el yogur, kéfir, tempeh, natto, kombucha, kimchi o chucrut, son ricos en probióticos y han demostrado que ayudan a prevenir la obesidad abdominal y el exceso de peso.

Pequeños cambios en tu dieta pueden hacer una gran diferencia.

Lo importante es ser consistente, saber que gracias a tu báscula inteligente FitTrack Dara, podrás ver tu progreso desde tu móvil, mucho antes de que lo puedas ver en el espejo.